sábado, 27 de abril de 2013

Un debate pendiente en Chile: El Plan Bolonia



Es que en Chile nos hemos parado firme en relación a temas tan importantes como la gratuidad el acceso, el lucro, los derechos sociales, en general, lo que todos mas menos conocemos, sin embargo, extraño un tema en particular que he tenido la oportunidad de discutir muchas veces en el ámbito del movimiento estudiantil internacional y que es preocupante. El Plan Bolonia en Chile y el Mundo.

En Chile quizás nos suene extraño o a lo mejor lo hemos escuchado en alguna parte, pero la verdad es que no es un tema que, a nivel estudiantil, se esté discutiendo mucho. Pero entonces, ¿qué es en términos generales? ¿de dónde viene? y ¿por qué es preocupante?

En la actualidad las universidades buscan entregar mejores profesionales al mercado laboral, con altas capacidades especificas y con un alto enfoque en los perfiles de carrera por competencias, cosa que nos parece "normal". Esta tendencia viene de los intentos por implementar un sistema parecido al que tienen las universidades Europeas respecto a su modalidad de programas educativos y de intercambio, conocido como El Plan Bolonia. Esta iniciativa se llama así por la reunión que se dio lugar en Bolonia en 1999 con los ministros de Educación del Viejo continente, como parte del proceso de crear el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). Su objetivo es promover lo que ellos denominan como la "economía del conocimiento" buscando principalmente una homogeneidad en los programas curriculares, de investigación y otros temas, bajo una misma estructura y que comparta una misma orientación.

Bueno y ¿Cual es problema?... El mismo de siempre, que detrás de estas buenas intenciones y esa "misma orientación" (FMI BM) se le está dando a las universidades una visión reduccionista de su misión orientándolas a formar personas listas para el mercado laboral mundial estandarizado, pero sin ningún elemento que les permita pensar más allá, poco críticas y cada vez con menos elementos formadores de ciudadanos que participen de los procesos sociales y políticos. ¿De dónde creen que viene la idea de acortar nuestras carreras, de los sistemas de créditos transferibles y de los cambios de los perfiles por "competencias" en las carrera?

Que no se mal interprete, no es que esté en contra de la integración de los espacios educativos, ni menos de pensar en los requerimientos que necesitamos para trabajar, sino, de que se pretenda que la universidad sólo se deba enfocar en eso, recortando los presupuestos públicos y haciendo la universidad super-dependiente del financiamiento privado y empresarial.

Creo que la implementación de un Plan Bolonia en Latinoamérica está destinada al fracaso por varios motivos; el grado de organización y politización de los estudiantes y trabajadores; la persistencia del proyecto de la universidad Latinoamericana; la enorme diferencia de la infraestructura educativa entre los países; y lo más importante, la tendencia de la Región por superar el sistema económico empobrecedor y deshumanizante.

Para que eso no suceda; el fortalecimiento de la autonomía en las universidades, su democratización, sus co-gobiernos, su extensión, su transparencia, su heterogeneidad y en general su conexión y representatividad con las comunidades que las rodean; son avances fundamentales.

Tenemos alternativas poderosas acá en Latinoamérica para seguir y proponer al resto del mundo, que son dignas de replicar. Alternativas que piensan en que las universidades deben ser en su mayoría públicas, pero con misiones muy diversas, entendiendo que debemos superar el paradigma de la estandarización. Cada país tiene necesidades locales distintas que no pueden ser atendidas bajo un mismo modelo, pero si enriquecidas bajo la cooperación y la complementación.

Esta breve reflexión en un llamado al debate, la discusión y a la acción. Si de verdad creemos que lo que reivindicamos los estudiantes no es solo dinero para estudiar, debemos pensar y demandar un proyecto educativo que supere al modelo actual definitivamente, descartando de plano la implementación de El Plan Bolonia en Chile y en el Mundo.

1 comentario:

  1. Excelente artículo para un muy significativo tema. La pertinencia cultural en la educación es subversiva para el sistema, que tiende a integrar la educación como un traje a la medida de los sistemas financieros transnacionales, entendiendo la globalización como uniformización, sin atender a las especificidades de las diversas comunidades y siendo obsecuente a las teorías económicas hegemónicas. Desde la llamada "glocalización" se pueden implementar políticas públicas que tiendan a la solidaridad, la cooperación y la complementación de la que hablas en este texto. Felicitaciones por plantear estos temas.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.