domingo, 25 de mayo de 2014

Brasil: Los conflictos a menos de un mes del Mundial FIFA


A menos de un mes del Mundial FIFA en Brasil, los diversos intereses de clase en disputa se han agudizado. En una coyuntura que alcanza su máxima complejidad en un año donde Brasil enfrenta la organización de un mundial de Fútbol y elecciones presidenciales.

El próximo mes de Junio todo se prepara para mostrarle al mundo lo bueno y malo que pasará en Brasil durante la Copa del Mundo FIFA, de manera parcial o sesgada, según quien se lo cuente. Éste es el evento deportivo-comercial más grande y caro del planeta (8.200 M Euros), concentra mucha prensa y puede, no solo tener impacto en el ámbito deportivo turístico sino también, en la correlación de fuerzas políticas y sociales de cualquier país.

No son pocos los conflictos ni los actores en juego que hoy día tensionan el escenario político en Brasil. Los actores sociales que han jugado un rol histórico por las luchas populares en Brasil salen a las calles, como lo vienen haciendo desde antes del 2013, para pedir mayor inversión pública en transporte, educación y salud; La oposición que busca por todos los medios, principalmente por la prensa, deslegitimar a la Presidenta que se re postulará; Los grandes bancos e inmobiliarias que, a través de la especulación, están poniéndole cargas, intereses y trabas financieras al estado para financiar el gasto público; La FIFA que cuida las ganancias comerciales de sus financistas e intereses foráneos que tratan de boicotear estos eventos en América Latina para llevárselos de vuelta a Europa.

Los brasileños cuentan hoy con un país que aún no termina de combatir la extrema pobreza y que tiene una ciudadanía cada vez más empoderada y consiente de sus derechos. El año pasado escribí justamente un artículo que hablaba de las crecientes movilizaciones en Brasil y su trasfondo político-social. Las manifestaciones, si bien no tan grandes como las del 2013, se ven ahora en las calles aprovechando la coyuntura del mundial para poner en discusión su agenda de 6 Copas, haciendo referencia a las copas del mundo que ganarían (si salen victoriosos este año), con 6 puntos concretos que vienen pidiendo desde hace años: Educación, Salud, Vivienda, Justicia, Transporte, comercio informal.

Para el gobierno estas demandas sociales no son algo nuevo de estos últimos años, sino parte de las agendas implementadas desde los gobiernos del Presidente Lula Da Silva hacia adelante. Justamente el año pasado, Dilma anunciaba que el 50% de las utilidades del proyecto petrolero PRESAL irían para educación, ciencia y Tecnología, llegando a una inversión pública del 10% del producto interno bruto para estos efectos. De esta manera busca asegurar la inversión para la educación pública. Una demanda de más de 70 años de los movimientos estudiantiles que hoy se encuentra trabada en el congreso.

Un problema de grandes proporciones que ha impedido aumentar el gasto social, no ha sido principalmente el gasto del estado en infraestructura del Mundial. Un mundial sabemos que trae gastos, pero también múltiples beneficios por el mejoramiento de recintos deportivos, calles, transportes nuevos, turismo y aeropuertos haciéndola socialmente razonable. El problema aparece cuando un Estado, reducido en presupuesto desde la época de la privatizaciones y con un sistema tributario regresivo, tiene que endeudarse para las inversiones de este tipo, pagando hasta 3 veces más por los prestamos con altas tasas de interés están teniendo los bancos por la especulación y poca oferta existente. Hoy sólo los intereses de estas inversiones alcanzan una cifra total que supera las 2 cifras del PIB.

Desde antes del mundial, pero con mayor razón este año, los intentos por construir viviendas dignas para la gente de fabelas ha sido todo un desafío. si bien hoy las soluciones habitacionales son de buena calidad y espacio, muchos de los previos donde sería sensato construir han sido comprados por inmobiliarias, subiendo enormemente los precios de los terrenos e inmuebles, teniendo el Estado que buscar cada vez más lejos para trasladar a lo pobladores.

El problema de la re localización de las fabelas ha sido titanica, no particularmente por la construcción de estadios que están lejos de la urbe, sinó por los intereses del narco trafico y por el drama social que implica desplazar a la población. Desde hace décadas que la policía se ha militarizado y ha cometido enormes operativos con civiles muertos por fuego cruzado (En Brasil la policía de cada estado se llama Policía Militar. El jefe depende del gobernador del estado y no del Gobierno Nacional). Hoy parte de este problema, también se ha usado para hacer una campaña internacional contra la organización del mundial, que lejos de la legitima preocupación por estos sucesos, buscan mostrar al gobierno y al país, como incapaz de organizar con éxito la copa del mundo.

No quiero dejar tampoco de mencionar las presiones y visiones que FIFA impone a los países organizadores. Lamentablemente este evento, que se supone el más popular del mundo, busca ser elitizado por los organizadores, haciendo cada vez más dificil poder comprar una entrada para los propios brasileros. Sus presiones buscan también eliminar con todo tipo de comercio informal que no les pague derechos, justificando que traería inseguridad y prostitución, pero invirtiendo muy poco en campañas que busquen prevenir estos abusos.

Brasil hoy sigue tensionado buscando avanzar pese a todas las dificultades y criticas que se le puedan hacer. Después del 2013 las movilizaciones despertaron muchas conciencias que cuestionan el sistema privatizado y claman por mayor presencia de lo público en todas las áreas.  El mundial hoy es un “catalizador” que esperemos que lleve, ademas de un buen desempeño para nuestra selección, mayor justicia social para todos los hermanos brasileros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.